ATLANTIS CONTRA MU


Novela de fantasía épica y ficción histórica. Es el primer tomo de la saga sobre la isla-continente Atlantis. Hace veinticinco milenios, Lámar fue colonizada por seres humanos procedentes de las estrellas.

 Concluyeron su viaje interestelar aterrizando en la gran isla. Encontraron tribus dispersas que guerreaban unas contra otras. Todas ellas llamaban Mu a la tierra de sus padres y su lucha era por ganarla entera para el predominio de sus respectivos pueblos. Los treinta Elves Lamarianos varones y las treinta hembras que vinieron de tan lejos se hicieron con el poder simplemente mostrando su sabiduría y deseos de paz, si bien no fue menos importante su perenne juventud y belleza. Los Elves varones y las hembras no emparentaron entre ellos mismos, pero sí con los humanos de las tribus dispersas que habitaban la gran isla, con los nativos de Mu, dando lugar a un único y poderoso pueblo que en adelante fue conocido con el nombre que hasta donde llegaba su memoria colectiva se dieron a sí mismos los lugareños: Muanos (o algo parecido, en su lengua). 

Los sesenta extraterrestres se dieron un nombre equivalente a lo que sería Lamarianos en nuestra lengua, guardando en secreto el verdadero nombre de su civilización (Elves) y su origen, si bien dejaron este dato por escrito, pero los lugareños nunca aprendieron la lengua de sus señores, menos aún su escritura. En cambio esos seres inmortales dominaron con gran facilidad los distintos dialectos de las tribus de Mu.

------
José Enrique Serrano Expósito - Escribo poemas y cuentos, sobre todo novelas. Amo leer o escribir libros hermosos, grandes historias cargadas de valores éticos y lingüísticos, aventuras de fantasía épica, de ciencia ficción. Aspiro a seguir la estela de las maestras Margaret Weis, Tracy Hickman, Ursula K. Le Guin y J.K. Rowling, y de los grandes maestros J.R.R. Tolkien, C.S. Lewis y Michael Ende. Siempre he sido de ciencias, pero no dejo de leer y cultivar el conocimiento de la hermosa lengua española. Comencé a escribir unos meses después de prejubilarme y desde entonces esta actividad, mis programas informáticos y la promoción de mis libros consume buena parte de mi tiempo.